950 93 61 46 info@realego.com

Que los colores pueden influir sobre emociones de las personas es un secreto a voces que ningún responsable de marketing, diseño, y publicidad ha dudado en aprovechar para conseguir sus objetivos de posicionamiento y ventas, dado que, si los colores inciden en nuestras emociones, y estas en nuestro comportamiento, elegir correctamente el color para nuestra marca o negocio aumentará el poder de persuasión de nuestro mensaje y por tanto la probabilidad de compra.

Y es que hoy en día, existe una clara asociación de colores con sensaciones, momentos, o incluso lugares, derivada de situaciones cotidianas. Si no, piensa en un hospital, ¿te lo imaginas de color negro? Un poco tétrico, ¿verdad?

Por eso, a la hora de crear una marca, diseñar un logotipo, configurar una web, o modificar el packaging de tus productos, es tan importante tener en cuenta la psicología del color, pues te ayudará a transmitir el mensaje deseado a tu público objetivo y no otro.

Pero ¿qué es la psicología del color?

La Psicología del color es la ciencia encargada de analizar qué tipo de emociones transmiten los distintos colores en las personas, cuyo resultado permitirá asociar un determinado significado a cada color en función del efecto que este ejerza sobre nuestro comportamiento.

¿Qué significa cada color?

BLANCO

El blanco es el color más puro por excelencia y en el mundo del marketing y la publicidad suele emplearse muy a menudo para productos relacionados con el bienestar, el confort o la limpieza con el fin de reflejar una sensación de frescura, calma e higiene.

Además, muchas empresas tecnológicas también se han apropiado de este color para transmitir a su público cierta simplicidad en cuanto a la usabilidad de sus productos o la interfaz de sus servicios.

Pero ¡cuidado! En algunos países de Oriente, el color blanco está relacionado con la muerte y el luto, y un uso inadecuado del mismo puede llegar a causar un efecto de vacío.

AZUL

En el mundo empresarial, es el color más utilizado para incrementar la productividad de los empleados dada su asociación con la racionalidad y la inteligencia.

A pesar de pertenecer al grupo de tonalidades más frías, el azul es el color de la confianza y el profesionalismo, por eso suele estar tan presente en sectores bancarios y relacionados con la salud a nivel corporativo. ¿Quieres generar una sensación de seguridad y confianza en tu marca? El azul será tu mejor aliado.

Eso sí, ¡mucho ojo con la cantidad! Si lo utilizas en exceso puede llegar a ser un poco depresivo. ¿Recuerdas de qué color era Tristeza de la película IntensaMente?

ROJO

El rojo es el color más intenso a nivel emocional, ya que está estrechamente vinculado con el amor y es capaz de evocar emociones tan fuertes como conducir un Ferrari, o estimular tanto la pasión como el apetito.

Asociado también con la energía, fuerza y dinamismo, este color llama rápidamente la atención de cualquier persona y crea un efecto de urgencia idóneo para dar mayor visibilidad a promociones, ofertas y descuentos especiales, permitiendo a las marcas garantizar un incremento en las compras por impulso. ¿Creías que el uso de carteles rojos en rebajas era mera casualidad?

NARANJA

Si buscas expresar entusiasmo, optimismo y diversión con un punto juvenil, pon tu marca color naranja y conseguirás combinar la felicidad del amarillo y la energía del rojo. Aunque, como el resto, es fundamental dosificar su presencia.

Además, como es un color cálido y vibrante, suele ser muy empleado por el marketing para llevar a la acción tanto en puntos físicos como en páginas webs.

AMARILLO

El amarillo es un color muy desenfadado, por lo que resulta inadecuado para productos considerados de lujo o prestigio. De hecho, suele utilizarse como distintivo de calidad a bajo precio o para anunciar novedades y ofertas de tiempo limitado.

Asimismo, al ser conocido como el color más feliz de todos, es ideal para productos y servicios relacionados con el ocio y actividades infantiles. Sin embargo, puede generar inquietud y nerviosismo, por lo que es mejor no hacer uso de este color en habitaciones infantiles o en negocios que quieran sugerir estabilidad y relajación.

VERDE

El verde es, sin lugar a duda, el color de la esperanza y la naturaleza por antonomasia y suele transmitir paz, frescura, tranquilidad y renovación. Por eso suele ser muy explotado por marcas y negocios ecológicos y sostenibles.

Las tonalidades más claras suelen asociarse al mundo de la salud al tratarse de un matiz más relajado, por eso no es de extrañar su uso en hospitales, personal sanitario y productos farmacéuticos.

VIOLETA

Asociado con la riqueza, el éxito y la sabiduría, ha sido durante décadas muy empleado por la realeza y otros líderes por simbolizar poder, ambición y lujo. Algo que han sabido explotar en sectores de cosmética para transmitir una sensación de calidad y renombre a sus productos de belleza de alta gama, cuyo público objetivo es más exigente.

Además, al tratarse de un color muy vinculado con la magia y lo cósmico, no es de extrañar que sea utilizado para productos y servicios relacionados con la ciencia ficción y el misterio.

NEGRO

Aunque este color representa el miedo y la muerte, en marketing se suele asociar con la elegancia y la sofisticación, por eso es tan habitual en el packaging y diseño de productos gourmet o de mayor calidad.

Formal y autoritario, puedes aprovechar esta tonalidad para dar estilo y sobriedad a tu marca o combinarlo con otros colores para generar contraste.

En REALEGO OFICINA CREATIVA en Almería te asesoramos en la creación y desarrollo de tu marca. Ofrecemos un servicio de diseño corporativo integral que incluye todo lo que necesitas para la creación de tu empresa, desde logotipos, tarjetas de visita, roll up, etc., hasta diseños de interiores.

¡Contacta con nosotros sin compromiso!

#FrenarLaCurva