950 93 61 46 info@realego.com

Facebook aporta muchas oportunidades para darse a conocer en redes. Hoy en día es casi obligatorio tener una cuenta ¿pero cómo hacerlo para mi negocio?

En este post vamos a evaluar la estructura de Facebook y cómo poder sacar el máximo partido.

  1. Identifica tu negocio.

El modelo de negocio de tu proyecto es vital para poder seleccionar la categoría y el sector al que te vas a dirigir. El naming de tu negocio debe quedar muy visible en esta red social, siendo vital conocer los resultados y el nombre de otras empresas dedicadas a tu sector.

Cuida tu imagen, una foto de perfil y de portada de calidad transmite seguridad y profesionalidad en tu negocio.

  1. Privacidad.

La privacidad es el elemento más importante en Facebook, como afirma su fundador Mark Zuckerberg “The age of privacy in over”.

Existen disitntas configuraciones de privacidad: todos, amigos de amigos, sólo amigos, recomendada y personalizada. Lo más recomendable en esta red social es realizar grupos de amigos y así poder filtrar las distintas publicaciones por grupos de amigos o grupos de interés para la empresa, llegando de este modo al público más importante.

  1. Crear nombre de usuario.

Al margen del nombre principal de la página relacionada con la empresa, es fundamental crear un nombre de usuario para facilitar el acceso y la identificación por parte del usuario.

Permite la identificación de la empresa y poder generar un mayor tráfico de usuarios al poder visualizarlos y enviar mensaje para cualquier consulta. La elección del nombre es una decisión que debe ser cuidada e investigada para seleccionar palabras que los usuarios relacionen con la empresa y sean palabras muy buscadas en ese sector.

  1. Descripción de la BIO.

En primer lugar hay que mostrar lo que es la empresa, enfocándose en los que hace y no en quién eres. Posteriormente, hay que encontrar las palabras claves para saber en qué eres experto que es lo que te hace diferenciarte de la competencia. La descripción de la empresa debe tener cierta calidad y evitar palabras “saturadas” que son aquellas que las personas al igual que las empresas las utilizan como algo bueno pero que son percibidas en realidad como palabras comunes que casi nadie cumple.

De forma particular en Facebook, es recomendable hacer uso de una descripción breve aunque esta red nos permita poder explicarnos de más. En general, debe incluir la visión de la empresa, los objetivos y metas.

  1. Buyer persona.

Para que la página sea efectiva es necesario saber el público al que dirigirse, esta información se encuentra explicita en el plan de contenidos, identificando así la tipología de clientes.

  1. Timing.

Es de importancia tener en cuenta la hora en la que se introduce el contenido además, de la periodicidad de las publicaciones. Facebook proporciona la evolución que se crea en las distintas publicaciones y así poder observar si lo que se está introduciendo mantiene la efectividad y la eficiencia en la página. Además, es posible hacer un seguimiento de la medición de publicaciones y su posterior rendimiento. Todo ello, nos va a ayudar a tener una idea bastante clara de si estamos cumpliendo los objetivos previstos para el plan. La programación de publicaciones es una herramienta muy útil.

#FrenarLaCurva